La Fundación Luca de Tena ha intensificado las reuniones virtuales para hacer frente a la pandemia

La pandemia y las medidas preventivas que es necesario adoptar han obligado a cambiar la forma en que asociaciones y fundaciones, entre otros colectivos sociales, se relacionan con su público. También en la Fundación Luca de Tena ha sido necesario adaptarse a la nueva situación, trasladando a un entorno virtual las reuniones y atenciones que, periódicamente, se desarrollaban antes de que el COVID-19 cambiara en todo el mundo tanto el trabajo como la forma de relacionarse.

Pero lejos de suponer una merma en la calidad y frecuencia de la atención, el plan de atención que está desarrollando la Fundación para hacer frente a la nueva situación, está permitiendo, gracias a las posibilidades que brindan las actuales tecnologías, estrechar e incrementar el contacto con las personas que venían recibiendo atención por parte de la Fundación, creando un entorno virtual en el que la comunicación no sólo es muy frecuente sino muy intensa y cercana.

Una de las reuniones virtuales de la Fundación durante la pandemia

Dado que las reuniones personales y la atención cara a cara en los programas que mantiene la Fundación, como clases, terapias, etc., implicaban también un coste temporal de desplazamiento y por lo tanto el mantenimiento de unas rutinas temporales más espaciadas, la supresión obligatoria por razones de seguridad de esa reuniones y esa atención personal debido a la pandemia se ha traducido en una mayor frecuencia de contacto con los chicos y chicas a los que venía atendiendo la Fundación de la mano de las nuevas tecnologías, incluyendo canales de comunicación de uso frecuente para estar en contacto con ellos como es el caso del propio Whatsapp, lo que redunda finalmente en un incremento del vínculo. 

“En situaciones como esta -indican desde la Fundación- es necesario adaptarse. La capacidad de adaptación en momentos como estos es fundamental y hay que analizar siempre qué se puede potenciar de la nueva situación no sólo para que no se resienta la labor o el trabajo que se desempeña sino para incrementarlo. En este caso, por ejemplo, hemos aprovechado la tecnología, dado que no es posible seguir manteniendo el contacto presencial o se ha restringido mucho, para estar más en contacto con ellos, con más sesiones online, e incluso hacer que participen en reuniones grupales de manera más frecuente, creando también un entorno de apoyo mutuo y comunicación”.

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Please enter your name here