Fundación Luca de Tena participa en el seminario de AEF en pro de la medición del impacto social

La Fundación Luca de Tena ha participado en el seminario ofrecido por la Asociación de Fundaciones para favorecer la difusión y comprensión de la “Guía Práctica para la Medición y la Gestión del Impacto”.


La prioridad de las fundaciones debe ser el cumplimiento de la misión para la que ha sido creada y no su rentabilidad económica. Según recoge la Ley de Fundaciones, estas entidades deben responder a dos factores esenciales: buscar el logro de los fines para los que se han creado y beneficiar a colectivos genéricos de personas, lo que les da su carácter social.

Sin embargo, las Fundaciones deben mostrar qué hacen, cómo lo hacen y qué beneficios generan en las personas beneficiarias, sin olvidar la eficacia de la organización en la prestación de su servicio. Por ello, cada día más, la sociedad necesita ese ejercicio de transparencia por parte de las entidades no lucrativas y que estas puedan comunicar el valor y la eficiencia de su trabajo, consiguiendo ganar el respeto y la confianza de todos los sectores sociales.

Para ello, la Asociación Española de Fundaciones ha propuesto un documento, que ha elaborado tomando como base la Guía de la European Venture Philanthropy Association (EVPA) y la ha adaptado al contexto español. El resultado ha sido la “Guía Práctica para la Medición y la Gestión del Impacto”.

Si tradicionalmente las entidades han medido los resultados a través de indicadores que cuantificaban las actividades, hoy la tendencia es medir el componente cualitativo, con la complejidad que significa medir todo aquello que afecta a la calidad de vida de las personas.

Esta guía ofrece cinco pasos para que las entidades que quieran medir sus resultados puedan seguirlos, adaptando sus indicadores a los proyectos y actividades propios:

 

  1. Establecimiento de Objetivos: el proceso de medición debe iniciarse a la vez que la gestión del proyecto y el establecimiento de sus objetivos.
  2. Análisis de los agentes involucrados: deben ser bien conocidos y saber su implicación, contribución y necesidades.
  3. La Medición: se deben establecer indicadores que reflejen el impacto que estas actuaciones han tenido sobre los beneficiarios del proyecto.
  4. Verificación y Valoración del Impacto: trata de demostrar que la actuación realizada ha provocado cambios y mejoras en los beneficiarios, asi como establecer un valor atribuible a esta mejora.
  5. Comunicación de Resultados: tanto los resultados obtenidos, como los que no se han logrado y los aprendizajes que de ello resulten, deben ser comunicados con transparencia.

 

La Guía aporta ejemplos e ideas, aceptando que lo importante es empezar y que en muchos casos el camino es difícil y no siempre posible.

La cultura fundacional debe ser la de trabajar en obtener resultados, poder medirlos y comunicarlos, lo que redundará en la fortaleza de cada una de ellas y del sector en general.

Desde la Fundación Luca de Tena, felicitamos a la Asociación Española de Fundaciones por haber llevado a cabo esta importante iniciativa, por su labor de difusión y por facilitar su comprensión. En este sentido, el pasado día 9 de junio, en la sede de la AEF se celebró un seminario sobre este tema en el que la Fundación Luca de Tena tuvo la ocasión de participar.

 

Dejar respuesta

Por favor, deja tu comentario
Please enter your name here